preguntas frecuentes


¿Qué es la eficiencia energética?

Es una práctica empleada durante el consumo energético de una vivienda o inmueble que tiene la finalidad de procurar reducir el consumo de energía.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Es el documento que resulta del proceso de certificación energética de un inmueble (estudio de la construcción y sus instalaciones). Una “etiqueta de eficiencia energética” reflejará el grado de eficiencia del edificio, en una escala que va de la A (mayor eficiencia energética) a la G (menor eficiencia energética)

¿Para qué sirve el certificado?

El certificado ofrece información sobre las características energéticas del inmueble o vivienda, las cuales se reflejan en el consumo de agua, luz y gas. A mayor eficiencia energética del edificio, menores serán dichas facturas.

¿Es obligatorio el certificado?

El Real Decreto 235/2013 de 5 de abril establece las directrices a seguir en materia de eficiencia energética y certificación, y establece que todos aquellos inmuebles que se pongan en venta o alquiler deben contar con su certificado (desde 2007 ya es obligatorio el certificado energético para edificios de nueva construcción, así que estos ya cuentan con su calificación energética).
Es el propietario del inmueble que tiene la obligación de encargar y conservar el certificado.

¿Es obligatorio para todo tipo de edificios?

No, existen las siguientes excepciones:

  • Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado de esta forma, o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico, cuando el cumplimiento de tales exigencias pudiese alterar de manera inaceptable su carácter o aspecto.
  • Edificios o unidades de edificios utilizados como lugares de culto y para actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.
  • Edificios industriales, de la defensa y agrícolas, en la parte destinada a talleres, procesos industriales y agrícolas no residenciales.
  • Edificios o unidades de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m2.
  • Edificios que se compren para reformas importantes* o para su demolición.
  • Edificios o unidades de edificios de viviendas utilizados o destinados a ser utilizados bien durante menos de cuatro meses al año o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 % de lo que resultaría de su utilización durante todo el año.

*se consideran reformas importantes las que signifiquen una renovación de mas del 25 % de la superficie de la envolvente del edificio

¿Cómo se controlará el cumplimiento de la normativa?

Se hará a través de:

  • Inspecciones: la Administración autonómica competente realizará la labor inspectora, para velar por su cumplimiento y detectar casos de falseamiento o fraude.
  • Sanciones: el vendedor/arrendador podrá ser multado por infracción a los Derechos de los Consumidores.
  • Reclamaciones: el comprador/inquilino podrá reclamar al vendedor/arrendador por no haber cumplido el deber de información al Consumidor.

¿Cuáles son las consecuencias de no cumplir con la normativa?

El incumplimiento de la misma se considerará infracción en materia de defensa de los consumidores y usuarios, así como infracción en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios y se sancionará de acuerdo con lo dispuesto en Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre.

Deja un comentario